Ciprofloxacino
Ciprofloxacino

Ciprofloxacino: 

La ciprofloxacina es un antibiótico que es miembro de la familia de medicamentos quinolona. Es eficaz en el tratamiento de infecciones causadas por bacterias. La ciprofloxacina se usa para tratar pacientes con infecciones bacterianas como neumonía, ántrax, sífilis, gonorrea, bronquitis, gastroenteritis y plaga. Este antibiótico también se usa para combatir las infecciones de garganta, piel, orejas, nariz, senos paranasales, huesos, sistema respiratorio y tracto urinario.

La ciprofloxacina inhibe la síntesis regular del ADN bacteriano, obstruyendo el proceso de su división celular. Por lo tanto, destruye las bacterias existentes que están causando la infección, e inhibe el crecimiento de nuevas bacterias.

La ciprofloxacina es un antibiótico, que es un miembro de la familia de las fluoroquinolonas. Ayuda a combatir las infecciones causadas por bacterias. Se utiliza para tratar infecciones bacterianas graves, como neumonía, infecciones respiratorias o del tracto urinario, gonorrea, ántrax, gastroenteritis, así como infecciones del seno, huesos, piel y articulaciones. También es eficaz en el tratamiento de la peste septicémica.

La ciprofloxacina actúa destruyendo las bacterias existentes, que causan infecciones, desde el interior del cuerpo y previene el crecimiento de nuevas bacterias. La síntesis regular de ADN requiere la presencia de enzimas de ADN girasa bacteriana y topoisomerasa IV. La ciprofloxacina inhibe la actividad de la girasa del ADN, previniendo así la relajación del ADN, fomentando el daño del ADN de doble cadena e inhibiendo la división celular de las bacterias. De esta manera, la ciprofloxacina es eficaz en la lucha contra las infecciones bacterianas en el cuerpo.

La ciprofloxacina está disponible en muchas formas, como tabletas, solución oral, pomada oftálmica y una solución que se puede inyectar. Es importante leer la etiqueta de este medicamento y seguir las pautas exactas de la receta del médico. No olvide tomar una píldora extra para compensar una dosis olvidada, si olvida tomar una dosis. En su lugar, simplemente continúe con la siguiente dosis.

La ciprofloxacina puede causar algunos efectos secundarios comunes como dolores de cabeza, diarrea, vómitos, náuseas, llagas en la boca, ardor de estómago y fatiga. Consulte a su médico si nota alguno de estos efectos secundarios. Algunos de los principales efectos secundarios que pueden ocurrir en casos raros incluyen pérdida de conciencia, latidos cardíacos irregulares, dificultad para respirar, dolores musculares, disfunción hepática, mayor riesgo de tendinitis y erupciones cutáneas graves. Si detecta alguno de los síntomas mencionados anteriormente, debe buscar atención médica de inmediato. Si usted es alérgico a la ciprofloxacina, experimentará erupciones cutáneas, urticaria, problemas respiratorios, hinchazón de la garganta, lengua, cara o extremidades y picazón. Si observa estos síntomas, es recomendable que deje de tomar este medicamento inmediatamente y consulte a su médico.

En algunos casos, los pacientes que tienen ciertos trastornos, que toman este antibiótico, son más susceptibles a sus efectos secundarios. Por lo tanto, antes de comenzar a prescribir este medicamento, debe consultar al médico si es alérgico a la ciprofloxacina, a los trastornos de la sangre, a las condiciones del corazón y a los niveles bajos de magnesio en la sangre. Los niños y las mujeres embarazadas deben tener cuidado antes de tomar este medicamento. Aunque este antibiótico sí trata las infecciones, no trata infecciones como la influenza, el resfriado y las infecciones virales.