Dia do Sorvete
Dia do Sorvete

Dia do Sorvete:

El helado es sin duda el postre perfecto jamás ideado por el hombre. Es rico y cremoso, lleno de los sabores del verano mientras se hace del frío como el invierno, y es perfecto en cualquier época del año. El helado se puede usar para hacer sándwiches o pasteles enteros, o simplemente se puede comer solo como una cucharada. El Día del Helado celebra esta deliciosa delicia y todas las variedades en las que se presenta.

Historia del día del helado

Ice Cream ha existido por mucho tiempo desde la primera vez que la leche y el hielo se vieron y se enamoraron, por mucho tiempo he estado alrededor de Ice Cream. A lo largo de los años, ha llegado en todos los sabores concebibles, desde la vainilla suave y universal, hasta el sabor inusual que es el helado de cangrejo. Así es, así de increíblemente versátil es el helado, ¡literalmente puede saborearlo como cualquier otra cosa!

Debido a la dificultad de obtener nieve en los calurosos meses de verano, los helados solían ser muy difíciles de obtener y se reservaban solo para los de la riqueza y la nota. ¡Afortunadamente, con los avances logrados en la tecnología de refrigeración, podemos tener helado en cualquier época del año! ¡Es por eso que disfrutamos los choco-tacos en verano, las bananas en invierno, los pasteles de helado en primavera y los sándwiches de helado en otoño! ¡Qué maravilloso mundo vivimos para poder disfrutar de este rico y delicioso tratamiento en cualquier momento del año!

Por supuesto, en estos días también tenemos variaciones inusuales de helados, como las que se producen instantáneamente con nitrógeno líquido o las que se sirven en cuentas congeladas individualmente. Qué maravillas ha creado el mundo para que podamos amar en el Día del Helado.

Cómo celebrar el día del helado

Bueno, primero que todo, ¡salte y disfruta de una cucharada de helado! Entonces tal vez un sándwich de helado, y luego un delicioso batido! Ok, ¿ya estás suficientemente azucarado? ¡No lo creíamos! Lo siguiente que debes hacer es devorar una deliciosa raja de plátano y compartir un pastel de helado con tus amigos más cercanos. O simplemente guárdalo todo para ti mismo, ¡no lo diremos! El día del helado es tu oportunidad de realmente complacerte sin sentir culpa ni vergüenza, y mientras lo haces, ¡prueba tus propios sabores!