Síntomas y tratamiento para la anemia en los niños

Sintomas de anemia

Necesitamos glóbulos rojos (RBC) para transportar oxígeno y anticuerpos que combaten las infecciones a diferentes partes del cuerpo. Los glóbulos rojos también regulan la temperatura corporal y transportan productos de desecho a los riñones y el hígado, limpiando y filtrando la sangre. Cuando el cuerpo carece de suficientes células sanguíneas para realizar estas funciones, conduce a una afección llamada anemia.

MomJunction le informa todo lo que necesita saber sobre la anemia en los niños, sus síntomas, diagnóstico y opciones de tratamiento.

Causas de la anemia en los niños

Idealmente, un niño debe tener entre 3.9 y 5.3 millones de glóbulos rojos por microlitro de sangre (2). El conteo de glóbulos rojos ideal varía de un niño a otro, dependiendo de la edad del niño. Su hijo puede estar anémico si él o ella:

Usted tiene una baja producción de glóbulos rojos. Esto a menudo es el resultado de una nutrición deficiente y deficiencia de hierro. Esta condición se conoce como anemia por deficiencia de hierro.
Tiene una enfermedad subyacente o un trastorno hereditario de la sangre, como la anemia de células falciformes, que produce una destrucción excesiva de los glóbulos rojos.

Ha perdido mucha sangre debido a una lesión o debido a una pérdida de sangre de bajo grado a largo plazo, como en las heces. En las niñas, esto también podría ocurrir debido a un sangrado menstrual excesivo.
Los niños más pequeños (menores de tres años) que beben mucha leche de vaca sin otros alimentos nutritivos también pueden terminar anémicos (3).

Un poco de sangrado no hace a una persona anémica. Dicho esto, no debes descartar la anemia sin antes verificar los síntomas.

Tipos de anemia

Existen diferentes tipos de anemia en los niños, dependiendo de qué lo está causando. Son:

La anemia por deficiencia de hierro

Anemia megaloblástica o anemia macrocítica, causada por deficiencia de vitamina B-12

Anemia hemolítica, una afección hereditaria que se desarrolla cuando el cuerpo produce glóbulos rojos dañados

Anemia falciforme, que es hemoglobina anormal (glóbulos rojos) que está distorsionada o falciforme. Estas células dañadas son delicadas y se pueden romper fácilmente. Este es un trastorno hereditario

La talasemia o anemia de Cooley también es un trastorno hereditario por el cual el cuerpo produce glóbulos rojos anormales. La talasemia podría ser alfa o beta, que podría ser mayor o menor.

La anemia crónica o la anemia de afecciones crónicas generalmente están en personas que tienen afecciones médicas crónicas que involucran inflamación.

Cuando la médula ósea no puede producir suficientes glóbulos rojos y blancos, produce anemia aplásica en los niños.

Los síntomas de diferentes anemias son similares:

Síntomas de la anemia
Los síntomas comunes de la anemia en los niños incluyen:

  • Agotamiento severo
    Irritabilidad
  • Aturdimiento
  • Dolor de cabeza
  • Leve debilidad
  • Latidos rápidos
  • Falta de aliento
  • Deseo de alimentos inusuales como tiza
  • Pérdida de apetito
  • Lengua dolorida o hinchada

Las señales que pueden indicar anemia en su hijo son:

  • Piel pálida
  • Ojos pálidos, tal vez con un tinte azul aquí y allá
  • Uñas quebradizas
  • Problema en la cura
  • ción de tejidos o heridas
  • Retraso en el crecimiento y desarrollo

Los niños con anemia no necesitan tener todos los síntomas anteriores. El diagnóstico médico adecuado es la única forma de estar seguro si el niño está anémico.

¿Cómo se diagnostica la anemia?

El diagnóstico de anemia es un examen físico del niño, seguido de un conteo sanguíneo completo (CBC). La prueba de CBC proporciona una descripción detallada de la cantidad de glóbulos rojos y blancos en el cuerpo. Además de eso, el médico también puede sugerir los siguientes análisis de sangre y diagnósticos.

Examen de frotis de sangre, que implica observar los RBC para determinar la causa de la anemia
Pruebas de hierro para determinar si el niño tiene una deficiencia de hierro
Electroforesis de hemoglobina, que puede detectar cualquier anomalía en las células sanguíneas, y diagnosticar la anemia falciforme y la talasemia
La aspiración de médula ósea permite a los médicos comprender la actividad en la médula ósea y puede contribuir al diagnóstico de la anemia aplásica. La biopsia de las células de la médula ósea también puede ayudar a detectar cualquier forma de leucemia que pueda haber afectado al órgano
El recuento de reticulocitos es para determinar el recuento de glóbulos rojos jóvenes. Esto se hace para ver si la producción de glóbulos rojos en el cuerpo es normal.
Los resultados de las pruebas de diagnóstico determinan el curso del tratamiento para la anemia.

Tratamiento de anemia para niños

El tratamiento para la anemia en los niños varía según el diagnóstico, la edad del niño, el historial médico y la salud general del niño, y su tolerancia a medicamentos específicos (5). Las opciones de tratamiento incluyen:

  • Suplementos de hierro o B-12 en caso de anemia por deficiencia de hierro y anemia macrocítica.
  • Cambio en la dieta para incluir más alimentos ricos en hierro o vitamina B-12.
    Si la anemia es causada por una infección o cualquier condición médica, tratar la infección o la afección tratará la anemia.
  • La transfusión de sangre puede ser necesaria para tratar algunas formas de anemia crónica.
  • Uso de medicamentos para tratar el bazo. En algunos casos, puede ser necesaria la extirpación del bazo.

 

También se pueden administrar medicamentos para combatir una infección de la médula ósea o para estimular la médula ósea a fin de producir más células sanguíneas.

El trasplante de médula ósea puede recomendarse en casos graves de anemia aplásica.

¿Cómo prevenir la anemia nutricional?

La anemia nutricional o la anemia no causada por un trastorno hereditario de la sangre se puede evitar tomando algunas precauciones, como:

Darle al niño una dieta saludable que contenga alimentos ricos en hierro, tales como vegetales verdes, frutas y vegetales amarillos, tomates, yemas de huevo, carne roja y cereales y granos fortificados.
Limitar el consumo de leche de vaca en niños menores de un año puede protegerlos de una posible deficiencia de hierro en el futuro (6).
La anemia por deficiencia de B-12 también se puede prevenir asegurando que la dieta del niño incluya alimentos ricos en vitamina B-12.
Agregue frutas cítricas en la dieta para aumentar los niveles de absorción de hierro en el niño. Esto es especialmente útil cuando la fuente de hierro de su hijo se basa en plantas.
Las anemias heredadas como la anemia falciforme, la talasemia o la anemia hemolítica no se pueden prevenir.

Remedios caseros para la anemia

Darle a su hijo una dieta saludable rica en minerales y vitaminas puede prevenir o minimizar las posibilidades de que desarrolle anemia. Estos remedios caseros naturales serán útiles si su hijo está anémico y está recibiendo tratamiento por el mismo.

La remolacha es beneficiosa para los niños, especialmente los adolescentes que tienen anemia (7). Mezcle una remolacha mediana con zanahorias y camote y dele el jugo al niño una vez al día.
La espinaca y otras verduras y frutas son ricas en hierro (8). Entonces, si el niño tiene anemia por deficiencia de hierro, una o dos tazas de sopa de espinacas todos los días pueden ayudar.

La melaza Blackstrap es rica en hierro, vitamina B y minerales. Una cucharada de melaza negra en un vaso de agua tibia puede contribuir a mejorar considerablemente los niveles de hierro del niño.

Las fechas son ricas en vitamina C y pueden mejorar los niveles de absorción de hierro del cuerpo.

Remoje dos dátiles durante la noche en una taza de leche. Haga que el niño tome la leche y coma las fechas con el estómago vacío.

Los plátanos son ricos en hierro y pueden aumentar la producción de glóbulos rojos en el cuerpo. También son ricos en magnesio y apoyan la síntesis de hemoglobina en el cuerpo.

Las manzanas, ricas en vitamina C, también ayudan a mejorar la absorción de hierro en el cuerpo.

El alto contenido de hierro en fenogreco ayudará a mantener los niveles de hierro en el cuerpo, ayudando así a la producción de hemoglobina.

Eliminar ciertos alimentos con azúcares añadidos y edulcorantes artificiales, granos procesados, chocolate, gaseosas, café y salvado también puede mejorar los niveles de hierro en el cuerpo. Comer alimentos como la col rizada, calabazas, espinacas y acelgas puede mejorar la salud del bazo de su hijo, que juega un papel importante en la producción de glóbulos rojos. El uso de probióticos ayudará a su hijo a mantener limpio el intestino, lo que a su vez permite que el cuerpo absorba mejor los nutrientes.

Si la dieta de su hijo no es suficiente para proporcionar una nutrición suficiente, entonces considere administrar suplementos, pero solo después de consultar a su médico.

¿Tiene algún consejo sobre cómo lidiar con niños anémicos? Compártelos con los otros padres aquí.

 

Palabras claves relacionadas: Sintomas de anemia