Un jarabe casero para la tos de los niños

como quitar la tos

Tos y resfriado: ¿medicamentos o remedios caseros?

Medicinas

Los medicamentos para la tos y el resfrío de venta libre (OTC) pueden causar daños graves a los niños pequeños. Los riesgos de usar estos medicamentos son más que cualquier ayuda que los medicamentos puedan tener para reducir los síntomas del resfriado.

Desde los 4 hasta los 6 años, la medicina para la tos solo debe usarse si así lo recomienda el médico de su hijo. Después de los 6 años de edad, los medicamentos son seguros de usar, pero siga las instrucciones del paquete sobre la cantidad correcta de medicamento que debe administrar. Afortunadamente, puede tratar fácilmente la tos y los resfriados en niños pequeños sin estos medicamentos para la tos y el resfrío.

Remedios caseros
Un buen remedio casero es seguro, no cuesta mucho y puede ayudar a que su hijo se sienta mejor. También se encuentran en casi todos los hogares.

Así es como puede tratar los síntomas de su hijo con remedios caseros:
Nariz que moquea:

Succión (con algo así como una jeringa de bulbo) para sacar el líquido de la nariz de su hijo o pedirle a su hijo que se suene la nariz. Cuando la nariz de su hijo corre como un grifo, se está deshaciendo de los virus.

Los antihistamínicos (como loratadina, cetirizina, fexofenadina) no ayudan a la secreción nasal que viene con un resfriado. Sin embargo, son útiles si la secreción nasal es causada por alergias (también llamada fiebre del heno).

Congestión nasal:

Use lavados nasales (nariz).

Use agua salada (salina) en aerosol nasal o gotas para aflojar la mucosidad seca, y luego pida a su hijo que se suene la nariz o que succione el líquido de la nariz con una jeringa. Si no tiene gotas para la nariz o gotas, el agua tibia funcionará bien.

Ponga de 2 a 3 gotas en la abertura de cada nariz (fosa nasal). Haz esto de un lado a la vez. Luego aspire el líquido o haga que su hijo se suene la nariz. Los adolescentes pueden simplemente echar agua tibia en la nariz. Sigue haciendo los lavados nasales hasta que salga lo que sale por la nariz.

Haga lavados cuando su hijo no pueda respirar por la nariz. Para los bebés que toman biberón o amamantan, use gotas para la nariz antes de alimentarlo.

Puede comprar gotas nasales salinas y aerosoles en una farmacia sin receta médica. Para hacer la suya, agregue 2 ml de sal de mesa a 240 ml de agua tibia del grifo.

Moco pegajoso y obstinado:

Use un hisopo de algodón mojado para eliminar el moco pegajoso.

Tosiendo:

Para niños de 3 meses a 1 año de edad: Dele líquidos tibios y claros (como agua tibia o jugo de manzana). Administre de 5 a 15 ml, 4 veces al día, cuando su hijo tosa. No le dé miel porque esto puede causar una enfermedad llamada botulismo infantil. Si su hijo es menor de 3 meses, consulte al médico de su hijo.

Para niños de 1 año en adelante: Use miel, de 2 a 5 ml, según sea necesario. La miel adelgaza la mucosidad y afloja la tos. (Si no tienes miel, puedes usar jarabe de maíz.) Investigaciones recientes han demostrado que la miel es mejor que los jarabes para la tos que se compran en la tienda para reducir la frecuencia con la que se tose y la mala tos por la noche.

Para niños de 2 años en adelante: frote una capa gruesa de un masaje mentolado sobre la piel sobre el pecho y el cuello (sobre la garganta). Al igual que con todos los medicamentos, una vez que haya terminado de colocar el medicamento en su hijo, colóquelo en un lugar apartado, fuera del alcance de los niños.

Ataques de tos o espasmos:

Haga que su hijo se siente en el baño y respire la bruma tibia de la ducha.

Líquidos:

Intente asegurarse de que su hijo tome agua y otros líquidos. Cuando hay suficiente agua en el cuerpo, la mucosidad que el cuerpo produce se vuelve más delgada, lo que facilita toser y sonarse la nariz.

Humedad (cantidad de agua en el aire):

Si el aire de su casa está seco, use un humidificador. El aire húmedo evita que la mucosidad en la nariz se seque y hace que las vías respiratorias se sequen menos. Hacer una ducha tibia por un rato también puede ayudar a que el aire esté menos seco.

El tratamiento no siempre se necesita

Si los síntomas del resfriado no le molestan a su hijo, él o ella no necesitan medicamentos ni remedios caseros. Muchos niños con tos o congestión nasal son felices, juegan normalmente y duermen bien.

Solo trate los síntomas si hacen que su hijo se sienta incómodo, tenga problemas para dormir o si la tos es realmente molesta (por ejemplo, una tos seca).

Debido a que las fiebres ayudan al cuerpo de su niño a combatir infecciones, solo trate la fiebre si retrasa a su hijo o le causa malestar. Esto generalmente no sucede hasta que la temperatura de su hijo alcance los 102 ° F (39 ° C) o más.

Si es necesario, el paracetamol (por ejemplo, Tylenol) o ibuprofeno (por ejemplo, Advil, Motrin) pueden usarse con seguridad para tratar la fiebre o el dolor.

Palabras claves relacionadas:como quitar la tos