Cómo los niños pueden superar la frustración

frustracion

Los niños con problemas de aprendizaje y atención pueden sentirse frustrados o enojados con más frecuencia que otros niños. Tal vez su hijo tenga estos sentimientos con demasiada frecuencia o no sepa cómo expresarlos de manera constructiva. Esto puede dificultar que aprenda, se sienta bien consigo mismo o logre sus metas.

Como padre, puede ayudar a su hijo a manejar mejor estos sentimientos, o incluso aprender a prevenirlos en primer lugar.

La diferencia entre la ira y la frustración

La frustración y la ira son emociones relacionadas, pero no son idénticas. Su hijo puede sentirse frustrado cuando un obstáculo le impide obtener lo que quiere o alcanzar una meta. Esto puede hacerlo sentir vulnerable y molesto. La ira suele ser una respuesta a algo que él ve como una injusticia, amenaza o humillación. Puede evocar los mismos sentimientos que la frustración, pero es una emoción más fuerte. Él puede expresarlo gritando, empujando, peleando o actuando.

Reconociendo la frustración de su hijo

Los niños con problemas de aprendizaje y atención pueden frustrarse si no son capaces de cumplir con las expectativas, incluso cuando lo intentan. Los niños frustrados pueden decir cosas como:

“No importa si trabajo en mi tarea por 20 minutos o dos horas. De cualquier manera, vuelve todo marcado en rojo “.
“Conocí ese capítulo de historia en el autobús esta mañana. Pero cuando hice el cuestionario después del almuerzo, no podía recordar la mitad “.
“Algunos niños no quieren ser amigos conmigo y no sé por qué”.
“No importa cuánto lo intente, simplemente no puedo seguir lo que está sucediendo en clase”.
Si se sienten demasiado frustrados con demasiada frecuencia, los niños pueden comenzar a creer que no importa cuánto lo intenten, sus esfuerzos no tendrán ningún efecto. Pueden perder interés en aprender y desarrollar algo llamado “impotencia aprendida”. Eso significa que los niños piensan que no hay nada que puedan hacer para obtener mejores calificaciones, hacer amigos o ser comprendidos o apreciados.

Una vez que eso sucede, estos niños crónicamente frustrados pueden:

Solo siéntate en silencio en clase. Puede que el maestro no le importe porque no están causando problemas. Pero no están comprometidos y no lo intentan.
Resistir tomando riesgos o probando cosas nuevas porque creen que probablemente fallen.
Piensen que no tienen control sobre su capacidad de triunfar, ya sea en la escuela, durante actividades extracurriculares como baloncesto o banda, o en sus interacciones con otras personas.
Payaso para distraer a la gente de sus “fallas”.
Reconociendo la ira de su hijo
Además de sentirse frustrado, la mayoría de los niños con problemas de aprendizaje y atención se enojarán en un momento u otro. Ellos pueden sentir que:

  • Han recibido una mala mano en la vida.
  • No es justo que las cosas sean fáciles para todos los demás.
  • Nadie los entiende.

Los niños pueden expresar su ira a través de berrinches, arrebatos verbales, palabrotas, arrojar cosas y pelear. Actúan porque no tienen otras formas de enfrentar o manejar lo que les molesta.

Si bien los compañeros y los maestros parecen ser los objetivos más obvios, es posible que su hijo descargue su ira sobre usted. Es común que un niño se siente enojado todo el día en la escuela. Entonces, una vez que llega a casa, surgen esos sentimientos muy poderosos. Irónicamente, es porque confía en que su hijo se siente libre de expresar su ira. Pero puede ser muy confuso para los padres, que desean desesperadamente ayudar. Averigüe qué hacer si su hijo es demasiado agresivo o ataca.

Consejos para enfrentar la frustración y la ira
Para ayudar a su hijo a manejar su frustración e ira, intente con las siguientes estrategias. (Estos consejos funcionan para ambas emociones).

Muestra tu apoyo. Hágale saber a su hijo que está de su lado. Dígale que tiene ideas sobre cómo puede tener más éxito en la escuela. Y enfatice que lo ama sin importar qué, incluso si olvida todas las matemáticas que estudió tan duro anoche.

Hable fortalezas. Haga que su hijo sea consciente de sus fortalezas al describir en qué es bueno con detalles específicos. Por ejemplo, si canta bien, podría decir: “Esa canción sonaba genial. No te perdiste una nota. “No te pases con los elogios, o puede sonar falso. En otras palabras, tal vez se salte diciendo que está listo para The Voice.

Reconoce sus desafíos De una manera práctica, observe qué aspectos del aprendizaje parecen ser los más difíciles para su hijo. Si él sabe cuáles son sus desafíos, es más fácil para él abordarlos. Usted podría decir: “He notado que a veces no deletreas las palabras correctamente”. Mucha gente tiene ese problema. Hay estrategias que podemos intentar para ayudarlo a mejorar “.

Enseñar persistencia Ayude a su hijo a darse cuenta de que trabajar en sus debilidades y mejorar sus fortalezas puede ayudarlo a tener éxito. Cuando está luchando, puede recurrir a las estrategias que ha desarrollado para manejar sus debilidades. En lugar de decir: “¿Qué sentido tiene?”, Él puede aprender a decir: “Siempre debo ejecutar el corrector ortográfico para no quedar marcado por errores tontos”.

Establecer metas realistas. Si bien es grandioso que los niños se entusiasmen con lo que quieren hacer, también es importante ayudarlos a pensar de manera realista. Creer que va a ganar su primera carrera puede dejar frustrado a su hijo; intentar correrlo en una cantidad de tiempo realista puede permitirle tener éxito todo el tiempo. También puede ayudar a enfatizar que el proceso es tan importante como el objetivo final.

Alimentar pasiones. Preste atención a lo que excita a su hijo. ¿Música? Patinetas? ¿Herramientas? Ayúdalo a ser bueno en algo que le gusta. Esa es una de las mejores formas de desarrollar un sentido de competencia. Ese sentimiento también se puede traducir en otras áreas. Asegúrese de elegir un entorno donde pueda tener éxito y sentirse cómodo. Por ejemplo, podría ser mejor jugar deportes en un equipo recreativo que en un equipo de viajes de alto perfil.

Es una buena idea establecer límites con consecuencias claras cuando su hijo actúa. Pero asegúrese de que sepa que ese es el problema, no él. También puede armar a su hijo con estrategias para evitar que pierda el control y formas de calmarse cuando lo necesita. Recuerde que no tiene que ir solo. Aprenda sobre los tipos de ayuda emocional disponibles para su hijo.

Palabras claves relacionadas:frustracion