El consumo de cerveza sin alcohol durante la lactancia materna

cerveza sin alcohol

La cerveza se usa tradicionalmente como una cura para las mujeres que tienen problemas para amamantar, sin embargo, los peligros que plantea su contenido alcohólico hacen que la cerveza sin alcohol sea una opción mucho más sabia. Los consejos más comunes para el tratamiento de problemas de lactancia incluyen reducir las distracciones alrededor de la madre y el bebé. Aplicar compresas tibias en los senos, tomar una ducha tibia o masajear los senos antes de amamantar también puede ayudar. Sin embargo, algunas mujeres continúan no solo experimentando problemas con la bajada de leche durante la lactancia, sino también con la producción general de leche. La cerveza sin alcohol puede disminuir estos problemas.

Historia

A las madres lactantes se les ha dicho durante siglos beber cerveza para facilitar la lactancia. Se cree que la cerveza ayuda a aumentar la producción de leche y a fomentar el reflejo de “bajada” o la liberación de leche al bebé. La correlación entre la cerveza y la lactancia exitosa en algunas mujeres puede ser más que anecdótica. La cebada, de la cual se produce la cerveza, contiene un polisacárido que estimula los conductos de la leche en las madres lactantes.

¿Por qué no ser alcohólico?

Mientras que antes se pensaba que la cerveza y la lactancia materna eran una combinación beneficiosa, ahora se sabe que la cerveza y otras bebidas alcohólicas hacen que la lactancia sea peligrosa. El pequeño tamaño de un bebé, junto con la incapacidad de su cuerpo para eliminar el alcohol tan eficientemente como lo hacen los adultos, hace que incluso la pequeña cantidad de alcohol que se ingiere a través de la leche materna sea peligrosa. Una cerveza diaria consumida por la madre puede provocar patrones de sueño deficientes y retrasos en el desarrollo motor de un bebé. También se ha demostrado que el alcohol disminuye, en lugar de aumentar, la producción de leche. Además, los bebés consumen aproximadamente un 20% menos de leche materna de las madres que beben cerveza alcohólica que de los que beben cerveza sin alcohol. La ingesta reducida puede deberse a que el alcohol hace que los bebés tengan demasiado sueño para seguir alimentándose, y porque el sabor de la leche materna altera más el consumo de cerveza alcohólica que el consumo de cerveza sin alcohol.

Consejo

Debido a que los polisacáridos en la cebada, no el alcohol, son el ingrediente clave de la cerveza que ayuda a algunas mujeres que están amamantando, la cerveza sin alcohol puede ofrecer beneficios de la lactancia al tiempo que elimina los peligros. Mientras continúa la investigación acerca de cuán útiles son estos compuestos para aumentar la producción de leche, la cerveza sin alcohol ofrece la ventaja innegable de mantener el alcohol fuera del sistema del bebé. Siempre lea cuidadosamente las etiquetas, porque algunas cervezas etiquetadas como no alcohólicas en realidad pueden tener una pequeña cantidad de alcohol. “Cerca de la cerveza” también tiene un bajo nivel de alcohol.

Alternativas

Aparte de la cebada utilizada en la cerveza, se cree que otras plantas son galactogogos efectivos o sustancias para aumentar la producción de leche en madres lactantes. Prueba la cebada en sopa o como gachas de desayuno. Otros posibles incrementadores de la leche incluyen avena, verduras de hoja verde, batatas, zanahorias, albaricoques y guisantes. Si el pediatra de su bebé aprueba los tés de hierbas, considere las galactogogas tradicionales como el cardo mariano y la alfalfa, que no causan efectos secundarios en la madre y el bebé. La alfalfa no debe tomarla ninguna persona con un trastorno autoinmune o que esté tomando medicamentos anticoagulantes.

Palabras claves relacionadas:cerveza sin alcohol